jueves, 30 de diciembre de 2010

Apologize


Una de esas cartas que nunca fue enviada decía así:


Hay dias que te consigo olvidar,incluso semanas. A veces me hago a la idea durante unos segundos que nada de esto ha pasado, que no has existido. Pero es que es tan difícil hacerlo si cuando creo que lo he conseguido algun recuerdo tuyo me asalta o simplemente sueño contigo.

Solo han pasado cinco meses; no sé si es mejor que hubieran pasado cinco minutos. No sé decirte si el último beso me duele más que lo que dolió. No puedo calcularlo pero al menos aquel dia tuve la certeza de que me querías.

Ahora son solo tengo preguntas sin respuesta y recuerdos. Recuerdos que espero no olvidar nunca, pero que me gustaría que dejasen de doler cuanto antes.
Y ¿sabes?, hay veces que creo que odiarte es la solución.Y lo intento, , y lo hago con todas mis fuerzas,buscando dentro de mí esas cosas que duelen. Al final acabo llorando y no son lágrimas de odio, son de impotencia.

Te echo de menos. Hoy más que nunca
.




Ahora que dices que 'la deuda es producto del beneficio de otro' y yo leo las mil cartas como esta que te escribí y que nunca te llegué a mandar, me pregunto ¿dónde estará el truco?

2 comentarios:

Lacartaquenuncaenviaste dijo...

¿por qué no le enviaste esas cartas?A lo mejor ese fue el fallo.
Un saludo.

Nadia dijo...

Quizás ese fue el fallo, pero ya era demasiado tarde.